INTRODUCCION

El cambio climático supone una amenaza creciente para los sistemas humanos y naturales, especialmente aquellos situados en la costa. La susceptibilidad de la franja costera y la cantidad y valor de bienes situados en ella hacen que su gestión en un mundo cambiante se convierta en un gran reto.

click para ampliar

Los puertos reúnen una serie de particularidades que los convierten en infraestructuras costeras singulares especialmente relevantes. Cabe citar por ejemplo, la longevidad de su vida útil, que en muchas ocasiones supera los 50 años, haciéndolos especialmente sensibles a los cambios futuros del clima. Su localización en las costas, ríos o lagos hace que estén expuestos a una gran variedad de acciones, incluyendo el ascenso del nivel del mar, las variaciones en marea meteorológica, oleaje y viento extremo e inundaciones fluviales. También cabe destacar la susceptibilidad de las operaciones portuarias, que pueden verse afectadas por las condiciones climáticas, produciéndose retrasos en la actividad comercial del puerto. La importancia socioeconómica de los puertos como parte fundamental del comercio global y centros neurálgicos en los sistemas de transporte implica que los efectos originados directa e indirectamente por el cambio climático den lugar a una serie de impactos sobre el puerto con consecuencias económicas derivadas.

Este proyecto pretende dar soporte a la planificación de estrategias de adaptación de los puertos al cambio climático mediante el desarrollo de metodologías que permitan la estimación de los impactos del cambio climático a alta resolución en las distintas zonas del puerto.